En un mundo cada vez más competitivo, el downsizing se ha convertido en una estrategia cada vez más común para las empresas. Esta estrategia tiene ventajas y desventajas, que ahora analizaremos, así cómo posibles alternativas.

downsizing empresarial

Qué es el downsizing en una empresa

El downsizing empresarial, también conocido como reestructuración, es un proceso mediante el cual una empresa reduce su tamaño o su estructura organizativa, con el objetivo de mejorar su rentabilidad y competitividad. Esta estrategia suele implicar la eliminación de puestos de trabajo, ya sea mediante la eliminación de cargos o la reducción de personal.

Ha sido una práctica común en las últimas décadas, especialmente en países desarrollados, debido a la creciente competencia global y a las presiones para reducir los costos y aumentar la eficiencia. En este sentido, el downsizing se ha convertido en una herramienta para las empresas para adaptarse a los cambios en el entorno empresarial y para mejorar su posición en el mercado.

Beneficios del Downsizing para la empresa

Esta estrategia puede ser beneficiosa para la empresa ya que le permite adaptarse a los cambios en el entorno económico y mejorar su eficiencia operativa.

Uno de los principales beneficios del downsizing es que permite a la empresa reducir sus costos operativos. Al eliminar empleos y consolidar operaciones, la empresa puede reducir sus gastos en salarios, beneficios y otros costos relacionados con los empleados. Esto puede ayudar a la empresa a mejorar su rentabilidad y aumentar sus márgenes de beneficio.

Otro beneficio del downsizing es que permite a la empresa adaptarse a los cambios en el entorno económico. Si una empresa se encuentra en un mercado en declive o en una industria que está experimentando una contracción, el downsizing puede ser una manera eficaz de reducir los costos y ajustar la estructura de la empresa para sobrevivir en un entorno desfavorable.

Al reducir el tamaño de la empresa, se pueden eliminar áreas de la empresa que son ineficientes o no están generando ingresos, lo que permite a la empresa concentrarse en sus áreas más productivas y rentables. Esto puede ayudar a la empresa a mejorar su productividad y aumentar su competitividad en el mercado.

Sin embargo, es importante mencionar que el downsizing también puede tener efectos negativos en la empresa, en especial en el ámbito laboral, generar un impacto negativo en la comunidad y en la imagen de la empresa.

Impacto del downsizing en los empleados

El downsizing empresarial puede tener un impacto significativo en los empleados, ya que puede generar incertidumbre, ansiedad y, en algunos casos, pérdida de empleo. Estas consecuencias pueden tener un impacto tanto en el bienestar psicológico como en el económico de los empleados afectados.

Puede generar, entre los empleados, un sentimiento de incertidumbre y ansiedad en relación con su futuro laboral. Esto puede manifestarse en una variedad de problemas de salud mental, como estrés, ansiedad y depresión. También puede generar un sentimiento de traición y desconfianza hacia la empresa, lo que puede debilitar el sentido de pertenencia y compromiso de los empleados con la organización.

Puede producir un impacto económico significativo en los empleados, ya que puede resultar en la pérdida de empleo o en la reducción de salarios y beneficios. Esto puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de los empleados y en su capacidad para cubrir sus necesidades básicas. La pérdida de empleo puede generar dificultades para encontrar un nuevo empleo, especialmente en un mercado laboral incierto.

Impacto del downsizing en la cultura de la empresa

Su impacto en la cultura organizacional no debe ser subestimado. La implementación de un plan de downsizing puede tener un impacto significativo en la dinámica laboral y en la percepción de los empleados sobre la empresa.

Entre los posibles impactos podemos encontrar que se genere un ambiente de incertidumbre y miedo entre los empleados. La posibilidad de perder el empleo puede generar un estrés y una preocupación constante entre los trabajadores, lo que puede afectar negativamente su rendimiento y su bienestar emocional. Además de generar un clima de competencia entre los empleados, ya que muchos pueden sentir que deben competir entre sí para mantener su empleo.

Otro de los posibles efectos es la generación de un sentimiento de descontento entre los empleados, ya que pueden sentir que la empresa no está comprometida con su bienestar y su desarrollo profesional.

La reducción de plantilla puede generar un exceso de trabajo entre los empleados que mantienen su empleo, lo que puede generar una sobrecarga de trabajo y una falta de tiempo para realizar tareas importantes.

Motivos detrás del downsizing

Una de las razones más comunes para el downsizing es mejorar la eficiencia y la rentabilidad de la empresa. Esto puede incluir reducir costos mediante la eliminación de cargos y personal, o reestructurando la organización para aumentar la eficiencia y la productividad. Estas estrategias suelen ser parte de un esfuerzo más amplio para mejorar la competitividad de la empresa y aumentar su posición en el mercado.

Otra razón común es adaptarse a los cambios en el mercado. Esto puede incluir la reducción de personal en un sector en declive o la eliminación de cargos en una empresa que está cambiando su enfoque de negocio. En este caso, el downsizing se utiliza para asegurar que la empresa esté en una posición sólida para aprovechar nuevas oportunidades de mercado.

También puede ser necesario por factores económicos, como una recesión o una crisis financiera. En estos casos, las empresas pueden verse obligadas a reducir su tamaño para asegurar su supervivencia financiera a corto plazo. Sin embargo, estos motivos pueden tener un impacto significativo en los empleados y en la cultura organizacional de la empresa.

Alternativas al downsizing

Reestructuración de la empresa

La reestructuración es una alternativa al downsizing que consiste en reorganizar la estructura de una empresa para mejorar su rendimiento. Esto puede incluir cambios en la estructura de la empresa, como la fusión o adquisición de otras compañías, la división de una empresa en múltiples unidades independientes o la venta de activos no esenciales. Una reestructuración típicamente implica un cambio en la estrategia de la empresa, y puede incluir la eliminación de ciertas áreas o departamentos.

Outsourcing

El outsourcing es otra alternativa al downsizing. Consiste en externalizar ciertas tareas o funciones a otras empresas especializadas en esas áreas. Esto permite a las empresas reducir sus costos laborales y mejorar su eficiencia, ya que pueden enfocarse en sus actividades principales en lugar de gastar tiempo y recursos en tareas secundarias. El outsourcing también puede permitir a las empresas acceder a habilidades y tecnologías especializadas que de otra manera serían costosas o difíciles de obtener.

Automatización

Consiste en utilizar tecnología para automatizar tareas que antes eran realizadas por trabajadores humanos. Esto permite a las empresas reducir sus costos laborales y mejorar su eficiencia, ya que las máquinas y los programas de computadora pueden trabajar más rápido y con mayor precisión que los humanos. La automatización también puede permitir a las empresas reducir sus errores y mejorar la calidad de sus productos o servicios.

Tipos de downsizing

El downsizing reactivo se refiere a la reducción del tamaño de una organización como una respuesta a una situación de crisis, ya sea financiera, operativa o de mercado. En este caso, el downsizing se lleva a cabo con el objetivo de reducir los costos y aumentar la eficiencia. Por ejemplo, cuando una empresa se enfrenta a una disminución en las ventas, puede recortar empleos o vender activos para reducir los costos y aumentar la eficiencia.

El downsizing proactivo, por otro lado, es una estrategia planificada y consciente en la que una organización decide reducir su tamaño para mejorar su competitividad y posicionarse mejor en el mercado. En este caso, el downsizing se lleva a cabo como una inversión a largo plazo en lugar de como una medida de emergencia. Puede incluir desinversión en negocios no rentables, la eliminación de procesos ineficientes y la reestructuración de la organización.

En ambos casos, el downsizing tiene un impacto significativo en los empleados y en la cultura organizacional. En el downsizing reactivo, el personal se ve afectado de manera negativa, ya que suele ser una respuesta a una situación de crisis y se lleva a cabo de manera apresurada. Por otro lado, el downsizing proactivo puede ser más fácil de implementar ya que se lleva a cabo como una estrategia planificada y consciente, lo cual puede ayudar a mitigar el impacto negativo en los empleados y en la cultura organizacional.

Autora

Laura Castillo

Laura Castillo

Consultora en inversiones y desarrollo de negocios

Más información sobre la autora

Portada » Downsizing: qué es, objetivos y alternativas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies